domingo, 30 de diciembre de 2007

Me canto a mí mismo

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo asuma tú también habrás de asumir,
pues cada átomo mío es también tuyo.
Vago al azar e invito a vagar a mi alma.

Vago y me tumbo sobre la tierra,
para contemplar un tallo de hierba.

Mi lengua, cada molécula de mi sangre formada por esta tierra y este aire.
Nacido aquí de padres de cuyos padres nacieron aquí y
cuyos padres también aquí nacieron.
A los treita y siete años de edad, gozando de perfecta salud,
comienzo y espero no detenerme hasta morir.

Que se callen los credos y las escuelas,
que retrocedan un momento, conscientes de lo que son y
sin olvidarlo nunca.
Me brindo al bien y al mal, me permito hablar hasta correr peligro.
Naturaleza sin freno, original energía.

WALT WHITMAN

jueves, 20 de diciembre de 2007

Clara Luz

Hoy se cruzó usted por mi camino, poetiza, ¡quien iba a creerlo!, pero una mirada a su mirada lo reveló con facilidad, se acercó firme, sin dudas, ofreciendo el aroma de sus versos, justo hoy que ya nadie compra versos, tal vez por eso los compré
La pregunta que me ha rondado en estos días es ¿porque se cruzan los caminos?, es probable que no exista una razón, pero prefiero soñar que alguna palabra suya era necesaria para mi incompleto rompecabezas, ... o tal vez ¿ambos tomamos piezas del otro?


"parada a la vera del camino
mirando el horizonte,
una ligera y suave lontananza
anuncia la llegada de la vida

Misteriosa y esquiva
se me muestra radiante;
se oculta entre las sombras;
y en esta intermitencia,
una angustia profunda
se cuela hasta mi alma

y...

En la vida tan sólo
parecía existir;
ese libro, esa mesa,
y esa luna brillante,
que de cualquier rellano
buscaba sonreir
(Clara Luz Cartagena Gil)

viernes, 28 de septiembre de 2007

ORACION A LA JUSTICIA

ORACION A LA JUSTICIA

Letra: María Elena Walsh

Canta Cuarteto Zupay


Señora de ojos vendados

que estás en los tribunales

sin ver a los abogados,

baja de tus pedestales.

Quítate la venda y mira

Cuánta mentira.

Actualiza la balanza

y arremete con la espada

que sin tus buenos oficios

no somos nada.

Lávanos de sangre y tinta

resucita al inocente

y haz que los muertos entierren

el expediente.

Espanta a las aves negras

y aniquila a los gusanos

y que a tus plantas los hombres

se den la mano.

Ilumina al juez dormido,

apacigua toda guerra

y hazte reina para siempre

de nuestra tierra.

Señora de ojos vendados,

con la espada y la balanza

a los justos humillados

no les robes la esperanza.

Dales la razón y llora

porque ya es hora.

Porque ya es hora

Porque ya es hora

Porque ya es hora

Porque ya es hora

Porque ya es hora

Porque ya es hora

Porque ya es hora

Porque ya es hora

Porque ya es hora

Porque ya es hora

Porque ya es hora…

viernes, 14 de septiembre de 2007

Mal sueño

Eran la 1:53 a.m. cuando su propio grito estremecedor lo arrancó de la pesadilla.

Sabía perfectamente que había sido su grito real, no el del mal sueño, un leve ardor en su garganta lo confirmaba.

Los recuerdos de lo sentido eran vívidos aunque ilógicos, así como lo era el pulso acelerado y la sensación de desasosiego.

Miró la hora en su celular y reacomodó su cuerpo tratando de volver a dormir, un martes es un día de mucho trabajo y su cuerpo le cobraría cada minuto de sueño perdido.

Pero los perturbadores recuerdos no le abandonaban.

Se encontraba en una extraña tierra oscura e invadida por una leve niebla; una sensación de maldad y tristeza lo cubría todo, no parecían existir colores.

Estaba rodeado de personas que nada significaban para él y a todos les pedía que le ayudaran a encontrarla.

Un mal presentimiento le decía que estaba muerta pero a nadie parecía importarle.

Lo acompañaron a buscarla por matorrales y mangas pero no encontraron ningún rastro; la noche empezaba a apoderarse de la montaña y él sabía que no podría irse jamás de allí si no la hallaba.

Todos empezaron a irse hasta que se quedó completamente solo, caminaba apresurado sin ningún rumbo fijo, como si dentro llevara una brújula que a su antojo cambiaba de norte.

A lo lejos divisó un árbol, le pareció uno de esos sauces que tanto había visto en cementerios y un frío intenso recorrió sus venas hasta detenerse en su estomago.

El presentimiento se convertía en certeza, al pie del árbol vio una gran mancha sanguinolenta, sabía que era lo único que quedaba de su amada…

Lanzó un poderoso grito para cortar sus lágrimas y salir del sueño…

¿Como podía extrañar a alguien que nunca había conocido?.

La soledad de su casa retumbaba.

miércoles, 12 de septiembre de 2007

La verdad o te atreves

La amistad necesita más de la fe que de la verdad

Aquel jueguito de la infancia: “La verdad o te atreves”, que para entonces era inocente, es practicado por otros más osados cuando son irreparablemente adultos.

Lo he visto, veo como se goza mordazmente con desenterrar secretos en sus homónimos a riesgo de levantar oscuridades, espinas, viejas heridas y hasta inconfesables pasados.

La versión comercial del asunto se llama “Nada más que la verdad” donde los concursantes se exponen a que se descubra su intimidad a cambio de una cierta cantidad de pesos.

Aunque todo el asunto sea una puesta en escena, como creen algunos, igual el asunto encierra una perversidad innegable o por lo menos procaz.

El formato desde luego no es Colombiano, es la comercialización de otra forma patentada de “reality” que en mi sentir explota lo más bajo de la condición humana.

En lo que considero mi ética personal hay cosas que no tienen precio, entre ellas, mi intimidad, es decir lo que guardo para mi y mi círculo más cercano.

La clara muestra de deterioro ético es justamente el ser capaz de hacer “todo por la plata”, esa idea que a las “máquinas de hacer dinero” les parecerá un anacronismo estúpido es, para mi, un piso para sostener mis creencias, entre ellas: Que la dignidad personal es un tesoro intransferible, que es posible ser un hombre honrado y llenar la propia existencia de razones que la justifiquen.

La verdad no es una virtud en si misma, hay cosas que es mejor que no se sepan, incluso, que nosotros mismos queremos olvidar.

Por eso dudo de aquella frase de algún prócer “La verdad os hará libres”

¿Libres de que?, ¿Libres para que? ¿Libres a que costo?

lunes, 10 de septiembre de 2007

Primer viaje

El niño abría sus inmensos ojos negros, como tratando de asimilar el significado de esos espacios relucientes de mármoles grises, su abuela, una anciana macilenta y mal vestida refunfuñaba entre sus escasos dietes una maldición que, de repetirse hasta el infinito, dejó de significar el odio que alguna vez pronunció.
La anciana preguntó a la primera persona que tuvo en frente, si esa era la fila para subir al piso dieciséis.
Con gesto de desagrado la elegante abogada le hizo entender que no, que tenía que ir a otra fila; en cuanto se alejó la anciana, la abogada recuperó la respiración al suponer que se había alejado para ella el peligro de algún olor nauseabundo que intuyó por los pobres ropajes de la señora.
El niño caminaba arrastrado por la abuela un paso atrás, atrapada su pequeña mano en las huesudas falanges de su ascendiente.
No comprendía lo que sucedía ni porque estaban en el “Palacio de Justicia”, su abuela le había dicho que tenían que ir a la cárcel a llevarle algo a su madre y él se preguntaba si ese sitio tan bonito era la cárcel.
Les tocó hacerse al final de esa larga fila llena de señoras y señores de mirada pérdida y la abuela le advirtió que tendría que quedarse muy quieto porque iban a montar en ascensor, que iban a subir muchos, muchos pisos flotando por el aire.
La mirada del niño reflejaba sus profundas dudas ¿Cómo era posible?, ¿flotarían por el aire como alguna vez soñó? ¿Vería, por fin, a su madre mientras flotaba?, ¿Como harían después para bajar?
La fila se movía lentamente de cuando en vez, cada que las puertas metálicas se tragaban una buena cantidad de personas y se acortaba más la distancia de ellas a la pareja.
Le preguntó a la abuela lo que tenía que hacer y ella le dijo que solo tenía que quedarse “quietesito”, pero una señora que oyó la pregunta y supo que era su primera vez en ascensor empezó a decirle que era como montar en avión, que sería muy divertido, pero que se agarrara bien duro de la abuela para no caerse, el lo creyó todo.
El rostro del niño mostraba su viaje imaginario y preguntó si había asientos para todos, pero antes que le contestaran se abrió de nuevo la puerta y se tragó otro pedazo de fila.
El niño quedó atrapado entre un montón de adultos, para su decepción el ascensor solo tenía una silla y ya estaba ocupada por una señora vestida de azul.
Todos empezaron a decir números y la abuela volvió a preguntar si esto la llevaba al piso dieciséis, nadie le contestó y de repente se cerraron las puertas.
El niño contuvo la respiración y se aferró duro a la mano de su abuela, en su estómago sintió que de un momento a otro comenzaría a flotar y le preocupaba perderse entre toda esa gente flotando, sintió un vacío en sus rodillas y su rostro todo reflejaba el asombro, mezcla de emoción, miedo y alegría… de repente se abrieron de nuevo las puertas.
Se preguntó lo que pasaba ¿se habría dañado la máquina? Concluyó que si, porque algunas personas se empezaron a bajar, pero un instante después se volvieron a cerrar, de nuevo todo empezaba, ahora seguro que si iban a flotar, sintió lo mismo que antes y pensó que seguramente el aparato funcionaría mejor con menos gente, ahora si había espacio para flotar y ya no tenía miedo…
Pero no, todo volvió a parar y se abrieron de nuevo las puertas para que otros se bajaran, esperaba que se volvieran a cerrar para intentarlo de nuevo, pero su abuela lo jaló del brazo… habían llegado ¡y el no quería bajarse!,
¿Pero como? no le había tocado sentir como un avión, o por lo menos, no como el imaginó sentir.

martes, 4 de septiembre de 2007

Ambiguo

Lo que oímos, como lo que somos, es la suma de nuestra historia y nuestras circunstancias; nacimos en un tiempo y en un lugar en el que confluyen mezclas, tendencias, culturas, identidades y sin remedio, o por fortuna, según se mire, ese es el caldo del que bebemos.

Hace poco oí duras críticas a la “fusión”, como vienen denominando algunos jóvenes a lo que hacen al mezclar a su antojo músicas tradicionales, sonidos ancestrales, con ritmos electrónicos y originarios de otros espacios y tiempos.

Que falta de originalidad!, decían, y me quedé preguntándome si mi crasa ignorancia me impide distinguir una cosa de otra, si no tengo un gusto definido y porque hay tantas cosas tan distintas que son de mi agrado cuando debieran excluirse o repelerse.

Puede ser que no tengo el oído refinado, ni tampoco el paladar exquisito, para apreciar los sonidos “Gurmet” que se supone son los producidos por los sabios de las músicas puras – si es que eso existe –, pero cabe la posibilidad de que esos críticos sean los de oídos sordos a lo nuevo hecho aquí con sonidos reciclados, retoños de flores nacidos en el estiércol gusarapiento del pasado.

Me confieso “cross over”, capaz de soportar, y hasta gustar, casi todas las músicas, mientras no se prolonguen en el tiempo indefinidamente, porque creo que es una falsedad acudir al recurso de nuestra “identidad”, cuando ella no existe.

Me gusta la frase de Puerto Candelaria en su segundo CD “nuestra identidad es la falta de identidad”.

Para otros el valor de un trabajo nuevo radica en que sea extranjero, de preferencia en idioma incomprensible y santificado por algún Gurú del mercadeo globalizado.

Yo celebro la existencia de seres que se burlan de eso haciendo con su música lo que les da la gana, con la simple excusa de gozarse el estar vivo: Trance o proceso previo a la muerte.

Puede resultar ambiguo este gusto, pero lo prefiero a esos purismos que me suenan hipócritas.

jueves, 30 de agosto de 2007

Canto poesía

Por no perder la costumbre y

Porque lo leerá quien quiero

“Gracias, mujer por quererme

Y por dejar que te quiera;

Gracias por la primavera

Que tu amor vino a traerme.

Cuando el corazón enferme

De nuevo, amor distraído,

Comprobará mi latido

Que fuiste sola el amor,

Y que todo mi dolor

Renacerá con tu olvido.

Tendré una canción tardía

Para este amor de retardo,

Y el pensamiento que guardo

De otro amor en contravía.

Ni la confianza confía

Ni la fe cree en la fe,

Pero este amor, ya lo se,

Encontrará su manera

De ser amor en la espera

O esperar lo que ya fue…

(Décimas, Manuel Mejía Vallejo – Tomas Latino)

Versión Luís Fernando Franco – Juan Montes

Canta NIYIRETH

sábado, 25 de agosto de 2007

El Amarillismo, la taxidermia y la política

Lo que pensé leyendo a LA IGNORANCIA COMO NEGOCIO en PALABRAS PALA

El culto a lo muerto, la necrofilia, la coprofagia, el morbo sangriento, son, entre otros, gustos que no comparto, es difícil para mi entender el placer de ver cadáveres descuartizados, o aún completos, más aún si son reales y no obras de ficción creadas con fines de generar algo en un espectador

¡Pero como gusta ese producto! Al lado de los ríos de sangre, corren, paralelos, ríos de billetes; es un inmenso y lucrativo espectáculo

Lo más evidente desde luego son los medios que reconocemos como “amarillistas” pero no se puede ocultar que con similares colores -rojo y amarillo- está teñida casi toda esa industria de los “medios”

Lo que vende parece ser el morbo y ¿a que me refiero con esa palabra?

Morbo. (Del lat. morbus). m. enfermedad (ǁ alteración de la salud). || 2. Interés malsano por personas o cosas. || 3. Atracción hacia acontecimientos desagradables. || ~ comicial. m. Med. epilepsia. || ~ gálico. m. Med. Bubas o gálico. || ~ regio. m. Med. ictericia. || tener ~ algo. fr. Producir morbo (ǁ interés malsano). □ V. cólera ~.(Microsoft® Encarta® 2006. © 1993-2005 Microsoft Corporation.)

Es la tercera acepción de la que hablo y eso es lo que el gran público compra, es en fin, nuestra propia sombra vergonzosa, ¿Será acaso ese atávico placer de saberse “vivo en medio de tantos muertos”?

Conozco coleccionistas de recuerdos de suicidios, escucho carcajadas alborozadas ante asesinatos y ejecuciones filmados para la amorfa masa de espectadores de Internet, y pienso que no existe ninguna diferencia con los asistentes a las hogueras de la inquisición o a las crucifixiones romanas.

Adoradores de la auténtica crueldad, el irresistible placer del mal, adictos al espectáculo de la muerte

¿Pero de donde esta sensiblería? ¿Será que del constante contacto con las infamias que se conocen a diario de primera mano en los Juzgados me he reblandecido al punto de la putrefacción?

Tal vez otros se momifiquen y endurezcan, alcancen por esta vía la “insensibilidad clínica” de que hablan los médicos, pero a mi me asquean esos horrores; no se me van rápidamente de la retina cuando los veo sin buscarlos

Prefiero el arte o el artificio, aunque sean una mentira, prefiero el sueño o la poesía, así sea al final un claro síntoma de esquizofrenia: La creación de un mundo paralelo, alterno y existente solo para “el enfermo”

Pero como oí decir que la taxidermia también es un arte me pregunté por su probable significado, se trata en principio de trofeos, primero de guerra y luego del cazador o viceversa

Si pienso en trofeos de guerra la horripilante imagen de cabezas decapitadas de campesinos – guerrilleros o no - colgadas en un árbol de la selva de Urabá, que alguna vez escuché en un relato de la guerra en Colombia, me estremece por su extrema crueldad

Solo se me ocurre que esa conmoción puede resulta grata, en sentido figurado: Que tal si las cabezas que colgaran, en una lustrosa sala del senado fueran las de los cientos -¿o miles?- de “lagartos”, como se le dice por aquí a nuestra fauna politiquera especialista en robarse lo público: delincuentes de cuello blanco como se les conoce en el contexto internacional.

Bueno admito que la idea mejora un poquito si cambiamos las cabezas por sus retratos como se piensa hacer en unos cuantos muros de la “infamia” en Bogotá con los delincuentes sexuales.

Aún así no me cuadra el gusto por esa variación de la taxidermia

La razón es muy sencilla, volver a la “Picota Pública”, “El San Benito”, la retaliación o las ordalías, formas antiguas de castigo infamante que demostraron su ineficacia e injusticia a través de la historia

No solo es renunciar a cientos de años de civilización, el tal muro de la infamia es absolutamente inútil y contraproducente: El escarnio público no es ni más ni menos que un espectáculo

Ni los violadores de niños -o de adultos-, cambiarán un ápice su conducta, con ser elevados a la fama por los medios, ni los corruptos administrativos se “santifican” o salen de circulación con el escarnio, por el contrario el efecto es contrario y termina en apología del delito

Nuestra historia reciente nos muestra la reelección por voto popular para condenados por, entre otras, robarse los dineros públicos, es para mi un misterio escudriñar las razones, pero el caso es que termina por rodearlos un aura de mayor apoyo popular, parece que la evidencia de la continua impunidad para unos y otros no hace más que gritar a los cuatro vientos; “Ellos ya lo hicieron y nada les pasó, hágalo usted también, únase a la cruzada nacional, el problema no es robar (delinquir) sino dejarse pillar, el asunto no es violar, sino cuantas veces lo repites y que tan famoso te vuelves impunemente antes de que a alguien le parezca importante

Pero recuerden que en el fondo no se trata de solucionar nada, ni la violencia sexual, ni la corrupción administrativa, se trata de mantener andando una máquina de hacer dinero que no funciona con gasolina, sino con sangre y mierda

Puestos uno seguido del otro, el amarillismo, la taxidermia y la política, nota uno que son de la misma familia: La Infamia

jueves, 9 de agosto de 2007

Ejercicio para una clase de cálculo

Carta para un amigo desconocido,

Profe,

Vos sabes cosas de cálculo, yo - es hora de confesarlo - tengo problemas con la tabla del 7 y lo peor, ya no me la quiero aprender

Pero tu observación y noticia reciente en este blog me ha puesto a pensar en matemáticas, me pregunto por ejemplo por las progresiones geométricas o por los número exponenciales que, según entiendo, son los que se “elevan” a la “n” o “x” potencia…, lo que si se, es que esas cuentas siempre me llevan a proporciones gigantescas, - astronómicas suena mejor, pero prefiero no meterme por ahora con las estrellas -

Explico: Por ejemplo una opinión “x” en este blog es leída por 3 observadores, uno de ellos lo pasa a otros 38 que, con la opinión en cuestión, toman lo que dice y lo que no dice – factor menos uno para el ejercicio - para crear (¿Factorizar?) un propio pensamiento u opinión y cada uno de ellos lo multiplicará por…¿? (¿o será “n”?)

Después algún enamorado dirá a su chica, “…tenemos un profe de calculo rayado, imagínate, hablando de las cortinitas de un bus para jardín…, pero el man es bien, no se le puede hacer la mala con el rector…” y así sucesivamente hasta resolver la ecuación, o reducirlo todo a cero o volverse uno completamente loco

Téngase en cuenta que solo se intentó “despejar” uno de los tres factores – lectores – y que nuestra “área” se limitó a nuestra pequeña provincia – Medellín- sin pretender extendernos a implicaciones “espaciales” más al SUR o a la Capital de la República y sin tener en cuenta los problemas del tiempo y su relatividad…

Y todo eso a su vez viene de la visión de otro que escribió su diario de viaje y me conmovió hasta sacudirme para recuperar el habla…

En fin eso debe parecer un rebuzno para quien conoce el tema de los números, - ahí perdone –

Bueno, mientras espero con una confianza inaudita las 38 “ideas” sobre “instrucciones para subir una escalera”, o por lo menos alguna de ellas, reviso mi propia opinión sobre el poder de las palabras.

Es falso que se las lleve el viento, por el contrario parece ser que una vez dichas ya no nos pertenecen y que solo diciéndolas pueden nacer más

Las palabras dichas en soledad, igual nacen y mueren con la pena de solo conocer a su padre – madre- y a veces consolarlo, otras tienen la dicha de vivir miles de años y que millones las escuchen una y otra vez, tan solo porque su padre entendió que a él ya no le pertenecían y las regaló a los otros, por virtud o por maldad

Además parece que las palabras no siempre significan lo mismo, ni aún para quien las pronuncia.

Gracias profe por regalarme tus palabras, así como lo hacen los otros grandes amigos, -conocidos y desconocidos-; Así es difícil sentirse solo

Teceo

PD: Bueno, como esto no es matemáticas, no existe prueba – que se sepa – para saber si el resultado es correcto

miércoles, 8 de agosto de 2007

Mango con sal

Una opinión y un cuento

¿En que lugar del mundo venden “mango con sal” en medio de un concierto de música clásica? o ¿Dónde venden “tamales calientes” a la salida de un concierto de música antigua con un grupo como “KALENDA MAYA” o uno de arias para bajo con “VALERIANO LANCHAS”?. Respuesta: En Medellín

Advierto que esta no es una apología de la “pujanza paisa”, mito ridículo que suele ocultar (o disimular) nuestros vicios, antes que destacar nuestras reales virtudes

Tampoco es una crítica a la presencia de esos humildes hombres que así se ganan el sustento, vendiendo cualquier cosa en donde sea que alguien les compre.

Aunque a algunos les suena a chiste, para mí se trata de una demostración de que el arte, la cultura y la educación pueden ser el eje adecuado de la administración de una ciudad y porque no, hasta de un país.El evento: Parque Cultural Nocturno “Música Clásica”

LUGAR: Parque de los Pies Descalzos (Medellín – Antioquia)

HORA: 6:00 p.m. a 11:00 p.m.

GRUPOS: Ensamble 6/4 – Kalenda Maya – Vocalicceto – Ballet Clásico con Carolina Correa – Teresita Gómez – Conjunto de Cornos – Valeriano LanchasBanda Sinfónica Juvenil de Medellín.

Se trata de la repetición, mejorada, de una primera experiencia de un “tablado popular” donde se escuchan propuestas alternativas a las que se suelen oír en las verbenas y carnavales de nuestro país.

Pero una cosa es ver la programación que por estos días se celebra en esta ciudad y otra asistir a los espectáculos y sentir una plaza llena de gente en un bello acto de Paz: Apreciar el arte.

Algunos hechos hacen creer a los incrédulos, por eso quise hablar del “Parque Cultural Nocturno”, me recordó la necesidad de dejar el pesimismo para mejores épocas, como dijo algún sabio.

A mi modo de ver esta es una demostración de que con los dineros públicos si se puede hacer lo correcto: Apostarle a la cultura y la educación como senda de mejores tiempos.

¿Si una ciudad puede dar muestras de transformación, será posible hacerlo más en grande?

Bueno, digo yo, como dice un amigo,

El cuento:

Mango con Sal

Fue una fresca noche, la ciudad parecía estar a gusto con sus hijos que por lo menos por ahora parecían, de nuevo, hermanos…

El escenario estaba preparado, por fortuna con las mismas exigencias de cualquier tablado con orquesta de moda: luces, poderosa amplificación, presentadores adecuados para el espectáculo, sillas suficientes para casi todos los asistentes, público que colmaba el espacio y en general orden y silencio para los artistas.

Doña Hortensia miraba con ojos inquisidores la muchedumbre mientras decía a su hijo ciego “Que botadera de plata esa de estar poniendo bibliotecas en esos palomares, esa gente por allá no lee…”, logró apoderarse de un par de sillas desocupadas y con aires de realeza tomó asiento con su vástago.

No dejaba de incomodarla que el concierto fuera gratis, que no hubiera control de entrada y que los funcionarios de policía ejercieran su presencia con moderación, pues no se dedicaban a “raquetiar” a los barbados y mal vestidos, como suele ser su oficio.

No soporto su olor a naftalina y su traje negro así que me alejo un poco para sofocar mi rubor ante la blasfemia del esperpento, lamento no poder acusarla de brujería a la Santa Inquisición, tal vez en otros tiempos…

Me quedo cavilando en eso de poner los libros en donde se necesitan: las manos de todo el que los quiera leer, ¿Cómo puede alguien oponerse a una idea tan noble y excéntrica para el actuar a que estamos acostumbrados de lo políticos?

El comienzo del concierto estuvo acompañado de gran alborozo del público, la gente, sin distingo alguno fue conmovida por el poder de la música, no importó de que sector de la ciudad viajó para ver esto, ni tampoco el estrato - Así se le dice por aquí al valor del recibo de servicios públicos como falso signo de mejor condición social -

La música ahogó mis pensamientos, desfiló el Jazz, los aprendices de Teresita Gómez, ella misma conmoviendo con su mera presencia, la maestría vocal del grupo Vocaliceto precediendo a Valeriano Lanchas y su poderosa voz, - un rugido reconocido en todo el mundo -, luego unos locos disfrazados de hace siete siglos de instrumentos antiguos - con “autentica tripa de gato”, según el presentador- conmueven a todos por su honestidad, ballet y los prodigiosos niños-jovenes músicos que tocan lo que no se escucha en la radio

Doña Hortensia de vez en cuando aflojaba su agria cara de amargura al penetrar en ella algunas melodías, pero rápidamente recordaba que estaba en público, aunque nadie la veía y volvía a su pose de provecta dictadora, solo algo podía empeorar el gesto: El asco, que sentía cuando pasaba por sus alrededores un humilde muchacho ofreciendo sus “mango con sal”.

El evento se prolonga más de lo programado, no por retrasos, si no por un comportamiento inverosímil del público: A coro, como si fuera consigna municipal, no tiene ningún recato en exigir al artista en turno “otra” y “otra más”, sin importar que lo que se escucha sea del siglo XII, de algún anónimo Napolitano, que los interpretes no sean los que se ven en los “Poster” de moda o no salgan en las carátulas de los cuadernos, piden “otra” y “otra” por la simple emoción de sentir a un artista que se entrega en cuerpo y alma a su oficio

Cuando finaliza el programa ya ha cambiado la fecha y aún se encuentra un importante grupo de entusiastas con lustrosas sonrisas, secretas satisfacciones de haber encontrado algo nuevo esta noche, aunque sea tan viejo.

Doña Hortensia y su hijo ciego transitan lentamente por una esquina de la plaza…

A los asistentes al concierto no les importó doña Hortensia y menos su repulsión por los pobres, ella realmente no existía, alguien me contó después que lo que vi fue un fantasma del pasado, de los tiempos de un tal Coriolano Amador, rico terrateniente que como dos siglos antes fue dueño de todo el espacio donde ahora se celebraba un reencuentro con el arte… aunque a él le decían el “burro de oro”, una amarga concubina despreciada por haber traído un hijo ciego y que solo se aparece a los insomnes melancólicos.

martes, 31 de julio de 2007

Sequia

Hoy aprendí que escribir puede ser más simple, acabo de terminar la lectura de las pocas páginas que mi amigo Germán me regaló de su diario de viaje a Jardín (Antioquia), días 19 al 21 de julio; lo mejor fue ver la facilidad de contar los pormenores del viaje, esa hermosa capacidad de fijarse en los detalles básicos, en lo importante, una escritura sin pretensiones, introspectiva y por tanto bella, especialmente por honesta.

Que tonta resulta la vanidad de solo escribir de lo que en algún momento consideramos “los grandes temas”, que torpe desperdicio desaprovechar uno de los más grandes inventos del hombre, la escritura, y que ingenuo se siente el comprobar que no hay “grandes temas”, lo grande está en otra parte, sospecho que tal vez en la capacidad de maravillarse ante el “sabor suavecito de un kumis casero” o “ las cortinas del bus limpiecitas y todas bien recogiditas para permitir al viajero una bella vista del paisaje

El descubrimiento tiene que ver con esta sequía de las palabras, este sentir superficial de cualquier cosa que pudiera decir, desde mayo 22 no me atrevía a poner nada aquí, me empezó a preocupar unos cuantos visitantes ilustres de este perdido recoveco de la blogosfera, una sensación de idiotez, no gratuita, ganada a fuerza de pretender decir lo que no ha de nacer naturalmente, hablar de lo de moda, de la noticia, de algún refinado pensamiento político o de algún idealismo al que aferrarme… en fin, todo muy difícil, más aún si se piensa en el estilo, la coherencia, la fluidez,… todo un camino que me hace retroceder hasta el silencio absoluto.

El silencio es un gran cómplice, puede ser denso y en él esconderse la infamia, la injusticia o la cobardía, pero romper el silencio no es necesariamente tomar partido, las palabras igual pueden ser excusas, mentiras, cortinas de humo, hermanas de la impunidad.

¿Cuanta tinta inútilmente derramada? “Diálogos”, “proceso de paz”, “declaraciones de intención”, “Ahora Si”, “un camino de la paz posible”, ¡que cansancio!, definitivamente el tema debe dejar de ser el centro del decir, ensayaré, por pura ociosidad, el simple decir según la marea de mis antojos, es preferible que el callar.

Mis selecto grupo de lectores, aleatorios casi todos, podrá aceptar o desertar definitivamente, si es lo último me prometo asumirlo con la pequeña dignidad de las diminutas decepciones.

martes, 22 de mayo de 2007

Brindis por el buen amor

Es probable que todos los amantes del mundo juren que su amor es único, que es su propia invención, que han encontrado una forma que nadie más conoce, que eso de ellos es especial e irrepetible.

Puede que eso sea cierto o que no, que sea una simple ilusión colectiva que nos hace sentir fuera del colectivo aunque al final todos, en todos los rincones del mundo sientan lo mismo.

¿Ilusión o verdad?, no importa, nos sumimos en nuestros éxtasis de pasión como condenados de degustan su ultima cena, perfecta mezcla de violencia y ternura, soledad y compañía, valor y cobardía.

Solo importan esas noches de soles nocturnos y esos días de lunas escapadas, una o un millón, mejor no cuentes: “El amor es eterno mientras dura

"La noche debilita los corazones,
noches de funeral, de vino y rosas.
Brindemos por el amor y sus fracasos,
quizás podamos escoger nuestra derrota.
El sol limpia las calles, la memoria,
feroces pasiones atenúa.
Invéntate el final de cada historia,
que el amor es eterno mientras dura."

Ismael Serrano

lunes, 14 de mayo de 2007

Padre Pueblo

Padre Pueblo que estás en la Tierra,
elevados sean tus hombres.
Traigamos tu reino,
y se haga tu voluntad
así en la tierra como en la mar.

El pan de todos de cada día
ganémosle hoy,
y perdónanos el haber nacido.

No permitas que perdonemos nunca a nuestros deudores,
y haznos caer en la tentación de la libertad.
Y líbranos del mal de la soledad.
Amén.

PATXI ANDION

lunes, 7 de mayo de 2007

¿Ironía o sarcasmo?

La ley…

Decreto 1136 de 1970 (Vigente)

Por medio del cual se dictan algunas medidas sobre protección social

El Presidente de la Republica (De Colombia por las dudas)

En ejercicio de las facultades extraordinarias que le confiere la ley 16 de 1968

Decreta

De la Vagancia

Art. 2 El que careciendo de medios de subsistencia y de persona obligada y capaz de prestárselos, no tenga ocupación lucrativa lícita sin causa justificada, será requerido para que inmediatamente inscriba su nombre en bolsa de trabajo

¿Ironía o sarcasmo?

jueves, 3 de mayo de 2007

Otra vuelta

Según dicen en pocos días he de completar otra vuelta alrededor del sol.

Me refiero desde luego a este que no tiene nombre, este que vemos un rato mientras nuestra nave común gira sobre si misma y, aunque rara vez miro esa estrella, parece muy importante recordar y festejar cada una de las vueltas que los seres humanos completamos.

La clave está en empezar a contar desde el instante que abandonas el vientre, claro, si te mueres pierdes la cuenta…

La efeméride de mi acontecimiento obstétrico, o por lo menos del único común con mi madre.

Razón importante, dicen, para preguntarse:

¿Qué tal el viaje?

¿Cambió el paisaje?

¿A quien conociste?

¿Valió la pena?

¿Quieres dar otra vueltica?

Mis respuestas:

1- Bien, suave, sin exageradas turbulencias, pero suficiente emoción

2- Hubo ligeros cambios, los más relevantes fueron internos.

3- A gente indispensable, ¡y volvieron otros!, (¡Que suerte!)

4- Definitivamente si

5- Claro que sí, estoy dispuesto a pagar cada uno de mis pasos.

viernes, 27 de abril de 2007

¡Libre!

El camino de todos los días es el mismo, desde mi puerta me esperan días con cielos distintos: Azules, grises, blancos…

Más o menos a la misma hora, cuando abandono mi madriguera me enfrento al feroz cemento, se que en cualquier rincón puede esperar la muerte, todos caminamos sumergidos en nuestras propias angustias, la plata que no alcanza, lo que no podemos cambiar aunque quisiéramos, la miseria repartida por todas partes, los afanes propios y ajenos y adentro ese recuerdo dulce que nos justifica, esa falta que nos hace seguir adelante para saciarnos aunque siempre hemos de quedar con hambre.

Desde unos cuatro metros hace muchos días me observa fijamente una hermosa dama, es una mujer de rostro y cuerpo perfecto, su mirada se debate entre dulce y asesina, siempre, siempre, siempre la miro.

Desde que abro mi puerta en las mañanas y cruzo la primera calle me acuerdo de ella, se que me espera en esa esquina, que no se moverá ni un milímetro, sueño que me extraña y que también sabe que cruzo frente a ella a la misma hora todos los días, pero se que nunca me hablará, nunca sonreirá, nunca se perturbará su mirada con mi presencia.

Cuando estoy a su lado, mientras espero el cambio de semáforo, siempre la miro y me deleito en fantasías, ¿Quién será?, ¿Cuál será su nombre?, ¿Qué olores despiertan sus pasiones?, ¿Preferirá hablar o escuchar?... el color cambia a verde y todos obedecemos mansamente, no más preguntas hasta mañana cuando el tráfico nos detenga en el mismo sitio.

Una vez pensé que esa hermosa diosa solo quería que comprara su ropa, pero deseché tan absurda idea, alguien tan bello no puede estar destinado a tan triste oficio, preferí pensar que era alguna especie de princesa encantada, petrificada dentro de una inmensa valla por el maleficio de alguna malvada bruja envidiosa de su belleza, ahora se que no puede escapar porque el semáforo en realidad es el artefacto mágico que la vigila día y noche… decidí liberarla.

Todo lo planifiqué meticulosamente, tendría que esperar el día y la hora propicia, lo más difícil: controlar mis impulsos de actuar de inmediato.

En la soledad de la madrugada dinamité el semáforo y escalé el muro para liberarla de su prisión, no fue nada fácil derribar la torre donde era prisionera pero lo logré.

Ahora me persigue la policía, que ingenuos, me llaman terrorista.

Se que nunca más la veré, pero aun como prófugo me basta la certeza de su felicidad para seguir viviendo…

viernes, 13 de abril de 2007

Cuentito sobre lo obvio

El miedo puede ser un enemigo, pero también un aliado al que incluso me atrevo a llamar amigo.

El miedo malo es el que mortifica y destruye la tranquilidad, ese que te pone a pensar en lo peor, que encuentra en la memoria todas las razones para convencernos que las malas historias se repetirán eternamente, hablo de ese miedo que nos vuelve unos pusilánimes – cobardes, incapaces de pedir – exigir que no nos echen del paraíso, inválidos para hablar, gritar, llorar, patalear, hacer el ridículo o todo lo que sea necesario para materializar nuestros mejores sueños.

El miedo malo es el que arruina la diversión, que envenena el alma, que todo lo vuelve sospechoso, que termina por matar al amor.

Es un aliado de lo perverso y lo cruel, ellos lo usan como un arma contra millones de seres inermes, especialmente contra los propios humanos, aunque no se escapan los demás.

Pero hay también un miedito sabroso, es el hijo descarriado del malvado miedo malo, joven, desobediente y díscolo que no quiere seguir haciendo lo que hace su padre para ganarse la vida: Aterrorizar.

A este miedito le gusta dar pequeños sustos, dicen que un día despertó al somnoliento, justo cuando estaba a punto de caer al precipicio, y que lo hizo solo para que se agarrara bien a la roca saliente.

Es por culpa de ese miedito que a veces evitamos el camino oscuro plagado de rincones desde donde puede saltar el mal y decidir sobre tu destino.

Ese mismo nos enseña a no acercar las manos al fuego y a mantenernos lejos de armas y venenos.

Tal vez no es exagerado llamar amigo a miedito ¿Cuántas veces ha salvado mi vida? ¿Cuántas cosas mías ha salvado?

Dicen que es sordo y mudo y no entiende las señas; lástima, quería agradecerle, pero tiene su forma de hacerse entender.

Es muy tímido y no le gustan las ínfulas por los que salva, él sabe que realmente no lo hace por héroe, es más bien por llevarle la contraria a su padre, pues es su única venganza contra el malvado viejo.

Ojalá que no crezca, o que por lo menos no sea pronto, pues dicen que miedo malo era así cuando chiquito.

Pues bien, todo esto es porque miedito anda pendiente de mi… creo que quiere que cuide algo importante, mi hizo saber “no lo dejes pasar”… ¿tu que crees?

lunes, 26 de marzo de 2007

Laberinto

No habrá nunca una puerta. Estás dentro
y el alcázar abarca el universo
y no tiene ni anverso ni reverso
ni externo muro ni secreto centro.
No esperes que el rigor de tu camino
que tercamente se bifurca en otro,
tendrá fin. Es de hierro tu destino
como tu juez. No aguardes la embestida
del toro que es un hombre y cuya extraña
forma plural da horror a la maraña
de interminable piedra entretejida.
No existe. Nada esperes. Ni siquiera
en el negro crepúsculo la fiera.

Jorge Luis Borges

viernes, 23 de marzo de 2007

Ya ves


Musica y letra: Ismael Serrano

Ya ves, a veces me canso de ser hombre y también
me agota escuchar que todo va bien,
y ver tristes hombres mirando al sur,
y no existir si no me miras tú.

Ya ves, a veces me canso de perderte y saber
que estamos solos y no va a volver
Guevara para darme la razón
de no verte tendida en mi colchón.

Y mientras tanto,
estrépito de andamios,
pateras y naufragios,
desvelan nuestro sueño.
Y mientras tanto,
si hoy se cae La Habana,
¿el día de mañana
quién será nuestro dueño?

Así yo canto para recordar
que sigues a mi lado,
que aún sueñas despierta porque así
vencemos el cansancio.
Así yo canto para recordar
que aún seguimos vivos,
si no ves más allá de tu horizonte
estaremos perdidos.

Ya ves, a veces me canso de ser libre, de ser
libre para venderme y caer
muerto donde mi libertad prefiera,
siempre al otro lado de tu frontera.

Ya ves, a veces me canso de mí y de no tener
valor para buscarte y cometer
todo delito que este amor exija.
"Quieta ahí, tus labios o la vida".

Y mientras tanto,
estrépito de andamios,
pateras y naufragios,
desvelan nuestro sueño.
Y mientras tanto,
si arde Lacandona
si Marcos abandona,
¿quién será nuestro dueño?

Así yo canto para recordar
que sigues a mi lado,
que aún sueñas despierta porque así
vencemos el cansancio.
Así yo canto para recordar
que aún seguimos vivos,
si no ves más allá de tu horizonte
estaremos perdidos.

lunes, 19 de marzo de 2007

Sigue las instrucciones:



¡Ojo!, el verbo consumir le ha robado la ropa a otras palabras, no caigas, ¡Piensa!

En estos días las palabras tienen turbios significados, la mentira titila en vitrinas y luces de neón, es preciso despojarlas de su farsa, desgarrar sus ropas prestadas y mirar por dentro, descubrirás algo simple, con frecuencia dicen: “Se vende”, “cómprame”, “no eres nada ni nadie si no tienes”… esfuérzate en ver su desnudez, no es difícil.

Pero no te amargues, mientras tanto, o en el acto, disfruta de estar contento, sueña, añora, tu cuerpo es para sentir, este es tu tiempo, respira hondo, ¡VIVE!

Recuerda a Serrat: “No esperes a que el aire sea de pago para disfrutar el placer de respirar

domingo, 11 de marzo de 2007

Percutir

Cuenta la leyenda familiar que cuando yo tenía como tres años y mi hermano como cinco, nos llevaron a un desfile, había una banda de guerra y los dos marchamos felices al ritmo del pelotón marcial; la experiencia nos dejó tan impresionados que al regreso a casa ya teníamos definido nuestro destino: cuando grandes yo iba a ser “tamborero” y me hermano “pitaor”, esas nuevas palabras no se le olvidaron nunca a mamá aunque a nosotros se nos pasó el entusiasmo, es más yo no recuerdo esa experiencia, mis padres si, y desde luego incumplimos la promesa.

El cuento es que mientras crecimos en mi helado pueblo reincidimos en varias ocasiones en nuestros proyectos musicales, recuerdo una vez que nos ganamos una pela porque montamos nuestra propia batería, desde luego, la de cocina, el caso es que le apachurramos las tapas a unas ollas de mi mamá y le hicimos unos cuantos chichones a los respectivos recipientes, nos costó unos correazos pero pasamos de lo lindo, no me acuerdo del dolor, sino de la alegría.

De niño yo le daba a todo, creo que así son todos los niños, oía el caer del agua en el tanque del patio porque la canilla estaba mala y le ponía cositas para que sonara distinto, la cuchara y el plato, el lápiz y la mesa del comedor eran mis instrumentos musicales cotidianos mientras hacía las interminables tareas y lo mejor: machacar tapas de gaseosa para hacer panderetas y otros objetos de “percusión menor”…

Eso es percutir, es sentir o inventar el ritmo, pero sobre todo jugar y divertirse.

Volví a sentir esa fascinación por la percusión anoche, con las explosiones y metrallas de sonidos rítmicos, la felicidad del juego, la risa fácil de niño que nos arranca por más seriote que uno ande con sus cosas de adulto, la magia de la danza y la luz parpadeante y sincronizada como una baqueta más en las manos de un genio del ritmo.

Si pueden, no se pierdan MAYUMANA, eso es sencillamente ¡EXTRAORDINARIO!

P.D: Entre los 5 o 6 amigos que eventualmente leen este “coso” hay una batera, espero no te enojes si mi descripción es ofensivamente simple, de verdad pienso que la percusión es un arte, solo una artista sabría decirlo apropiadamente: VOS

miércoles, 7 de marzo de 2007

Mujer


http://exigeant.canalblog.com/archives/p10-10.html

martes, 6 de marzo de 2007

La historia veridica de un ladrón...

Leala en PALABRAS PALA

Caminar y caminar

¿Hace cuanto que lo hacemos?, en un área remota de una sabana llamada Laetoli, en el norte de Tanzania, unos científicos han conservado un emplazamiento arqueológico extraordinario, descubierto por Mary Leakey en 1976, esta extensión de ceniza volcánica endurecida contiene un sendero de huellas fosilizadas, cincuenta y cuatro pasos perfectamente preservados de tres homínidos, con una claridad increíble estas impresiones registran el paso de dos machos y una hembra por este terreno hace 3.5 millones de años, sabemos que el segundo macho avanzaba detrás de los otros porque pisó las huellas del primero borrando la impresión, ¡el primer registro de la caminata erguida!, nunca sabremos más de ellos, solo que por allí pasaron y dejaron huella.

Nuestras huellas en cambio son invisibles, bastará una generación, siendo optimistas, o algunos días después de nuestra muerte, siendo realistas, para ser parte del olvido, otros incluso son olvido antes de morir.

Lo que somos es la suma de toda la historia de la humanidad, somos hombres, la especie sobreviviente y cargamos en nuestros genes y en nuestra cultura rastros de todas las generaciones que nos precedieron.

Cuanto atavismos usamos a diario, cuanto hay de fieras en nuestro comportamiento cotidiano, cuanto del simple animal que se aferra a su existencia y reglas básicas: nacer, crecer, reproducirse y morir dejando la repetición del ciclo a su descendencia: sobrevivir.

Pero cuanto también tenemos de ese viaje interno, de ir a nuestros símbolos, nuestras ideas, temores y deseos, nuestras consciencia: preocuparnos por nosotros y por los otros, imaginar una trascendencia para justificar la conciencia de existir.

Caminaremos mucho más, por sendas de destrucción y vida, navegando y naufragando en mares de sangre y semen…

Esa es y será nuestra historia: vivir y morir - morir y vivir, ¿Hay otro camino?



Agustina dijo...

Lo triste es pasar por esta vida sin dejar huellas... y sin descendencia. Ahí una se cuestiona la razón por la que ha venido. Pero simpre habrá una razón por la cual te tocó vivir de esa manera.

Me dejaste pensativa con tu escrito.

Cariños.

07 de marzo.


PALA dijo...

Discrepo un poco -realmente mucho- de la opinión de Valentina.
La descendencia es un asunto pasional y vocacional. Justificar la existencia por la posibilidad de transmitir tus genes es, cuando mucho, postergar una generación más el olvido.
Mi bisabuelo es una fotografía brumosa de alguien que parte rumbo al olvido y lo está consiguiendo.
Caminar.
Vivir.
Amar.
Sólo eso justifica el presente, que es la eternidad.

Pala, me gusto mucho tu comentario y lo comparto, el escrito habla también del viaje interno y ahí es justo donde maravilla el existir: sentir, pensar, AMAR, eso también es un camino o un caminar, de hecho ese es nuestro real camino, ser más que una simple pieza biológica de una especie con tendencia a la autodestrucción.

Hoy tengo ánimos de refutarme: No es cierto que nunca sabremos nada más de esos que dejaron las huellas en Laetoli, ya me enteré de lo demás:

…Era un macho y una hembra que se amaban, se llamaron Tur y Zar, caminaban lentamente sobre la tibia ceniza mientras en la lejanía fulguraba la explosión del volcán Sadiman, la mirada enamorada de ella fulguraba como el fiero volcán, tomaba de la mano a Tur segura de que bastaba su peluda piel para espantar cualquier peligro, si seguían juntos nada les podía ocurrir… él solo pensaba en como hacerla feliz, la llevaría a ese claro del bosque donde había encontrado una deliciosa fruta que le quería enseñar, le bastaba con verla sonreír para ser feliz, sería capaz de cualquier cosa para seguir con Zar hasta el fin de sus días, nada les podría detener, ni los terremotos, ni las erupciones volcánicas o las bestias salvajes que solían perseguirlos, nadie podría contra ellos.

Lo que ignoraban es que alguien los miraba con mal brillo, era el envidioso Yik quien deseaba ardientemente a Zar desde que la vio y no soportaba verla junto al valiente Tur, los seguía a cierta distancia esperando su oportunidad… en su corazón germinaba la semilla del mal aunque para entonces no existieran las palabras…

lunes, 5 de marzo de 2007

Mesías


Los cinco viajeros del tiempo se mimetizan en el matorral, la emboscada está lista, sus fusiles de asalto esperan el paso del asesino del niño, alguien que será muy importante para la humanidad; el ataque se ejecuta con frialdad y sin vacilación, el cuerpo acribillado del asesino yace junto a su potente motocicleta.

Reporte: Misión cumplida, 0 bajas, Objetivo logrado.

Al regresar a su tiempo, cuarenta años después, el resultado es desastroso, es un presente terrible, aquel líder salvado cuando niño del ataque de un asesino motorizado es ahora un malvado tirano, hace veinte años gobierna con mano de hierro liderando su ejército de torturadores.

Los viajeros deciden volver y corregir el error, esta vez vigilan que el homicidio ocurra sin contratiempos, pero el asesino los detecta: asesina a la mujer a punto de dar a luz y luego, con rápidas ráfagas, elimina a cuatro de los cinco viajeros.

Reporte: Misión cumplida, cuatro bajas, Objetivo logrado.

A su regreso el comandante, único sobreviviente, observa horrorizado que anticipó diez años el régimen del tirado, salvo que el de ahora es aquel homicida que empezó su carrera matando una mujer embarazada y cuatro misteriosos desconocidos

sábado, 3 de marzo de 2007

¿Azar o destino?




La gente teme reconocer que parte tan grande de la vida depende de la suerte, da miedo pensar que sea tanto sobre lo que no tenemos controlMatch Point.

Solo un genio morboso como Woody Allen puede retratar tan perfecto crimen y hacernos disfrutar en el trance; pero más allá de disfrutar de un inteligente guión me queda rondando una idea… ¿Es la suerte la que reina en este lado del Universo?, cuando termino de ver Match Point me llama una amiga y me lee un texto de Ernesto Sábato:….

"… Ni el amor, ni los encuentros verdaderos, ni si quiera los profundos desencuentros, son obra de las casualidades, sino que nos están misteriosamente reservados. ¡Cuántas veces en la vida me ha sorprendido cómo, entre las multitudes de personas que existen en el mundo, nos cruzamos con aquellas que, de alguna manera, poseían las tablas de nuestro destino, como si hubiéramos pertenecido a una misma organización secreta, o a los capítulos de un mismo libro! Nunca supe si se los reconoce porque ya se los buscaba, o se los busca porque ya bordeaban los aledaños de nuestro destino.

... Así, en la vida uno muchas veces cree andar perdido, cuando en realidad siempre caminamos con un rumbo fijo, en ocasiones determinado por nuestra voluntad más visible, pero en otras, quizá más decisivas para nuestra existencia, por una voluntad desconocida aun para nosotros mismos, pero no obstante poderosa e inmanejable, que nos va haciendo marchar hacia los lugares en que debemos encontrarnos con seres o cosas que, de una manera o de otra, son, o han sido, o van a ser primordiales para nuestro destino...”(La Resistencia - Ernesto Sabato - pag. 28 - 29 )

¿Es el mismo azar el que me hace dudar de su propia existencia? ¿O es el “designio” quien manda que no pueda dormir por la hermana duda que hoy está borracha y con insomnio?

Igual, si es suerte o destino no tenemos control sobre ninguno de ellos, ejemplo: Es una vana ilusión el pensar que uno está predestinado a escribir o peor idiotez creer que el azar te puso un lápiz y un papel cuando dabas vuelta a una idea borrosa, si en todo caso no vale la pena esforzarse en escribir cuando no te sale

¿Azar o destino?, ¿Que es lo que puede juntar las incoherencias para que parezcan un plan perfecto o una idea lúcida?, tal vez la buena imaginación de un lector en “sano juicio”.

Como en la película, en la vida real los finales felices suelen ocurrir para los afortunados y no para los buenos, mientras la fe en la existencia de leyes universales que todo lo compensan no hace más que mantener las cosas en su “Estatu Quo” para beneficio de los malvados.

La resignación ante la injusticia es una idea que gusta mucho a las religiones y por eso debe ser que las religiones gustan tanto a los poderosos, pues les mantiene tranquilo el negocio mientras los demás esperan el suyo en el otro mundo.

viernes, 2 de marzo de 2007

Escritor desahuciado

“NO vale la pena esforzarse en escribir cuando no te sale”, me lo vengo repitiendo, en todo caso no creo que el talento se supla con la disciplina, aunque otros dirán que sí, hasta yo, con mejor animo, así que no esperen ninguna mejoría yo por lo menos no la espero.

Cantar y escribir se parecen, ya lo había dicho, tienen algo de orgánico, una verdadera necesidad fisiológica, como llorar o vomitar, uno canta sus tristezas y alegrías, uno escribe para sacarse de adentro eso que te arde y te quema, o para dejar testimonio de éxtasis, preguntas y certezas, decepciones o ilusiones…

¡Como vomitar o llorar!, así de necesario y de inútil: Alivia la presión aunque nada cambie, después que sale… se siente un fresquito.

Este acto de exhibicionismo, permitido por la gracia de la todopoderosa fuerza virtual de la web, nos da la opción a los escritores desahuciados, como la ducha y los amigos borrachos al cantor desahuciado, ¿y quien dijo que hay que saber para cantar?

viernes, 16 de febrero de 2007

Entre difuntos

PUERTO CALAVERA (Antes conocido como CANDELARIA)

Muertos de miedo, muertos de asco, muertos de risa, muertos muertos… y vivos muertos, disfrutamos por igual, una vez más, de ese sonido tan de ustedes y tan nuestro.
Al principio la charada me pareció ridícula, innecesaria, reexplotación de la apología del paisa federal, costumbrismo inventado, simple verborrea sin valor estético ni gracia, pero pronto vino la música al rescate y me acordé a que había ido, reconocí una realidad, igual que un combo bravo de otros que les seguimos la pista desde hace rato y que llenamos el “establecimiento” (aunque sea un cementerio) encontramos su música actual, vigente, universal y nuestra; como buen Jazz que es, su propuesta, la puesta en escena y hasta la danza y teatro que se entremezcló dieron al concierto ese toque de lo recién nacido sobre huesos en descomposición, un pasado y un presente viviendo juntos, putrefacción capaz de dar a luz bellas flores y frutos deliciosos…

Hey muchachos, ¡Gracias!, seguimos pendientes

miércoles, 14 de febrero de 2007

Causas y Azares... todo está conectado

BABEL

Me hacia falta verla para confirmar el hilo conductor que une todos los pedazos de la “colcha de retazos” que es el presente nuestra especie; tenia todos los elementos, pero me faltaba el sentido del ritmo que este director imprimió a su obra. Decís: “todos comprendemos el dolor” entonces ¿es el dolor el verdadero idioma universal?, ¡que triste verdad!, busco, pero no encuentro, contra-argumentos.

No es un asunto solo de los pobres, los desposeídos, los inmigrantes, los miserables, los que no saben o no pueden comunicarse… todo está conectado, aunque nos empeñemos en ignorarlo o negarlo; en este extraño mundo andamos ciegos tentando la cara de los demás con nuestros puñales; la inocencia o bondad de unos pueden ser el detonador de las tragedias de otros, aun el silencio es culpable.

De tantas escenas magistralmente interpretadas, destaco una ironía, que para otros nada ha de significar: Ella se niega a enfriar su Coca-Cola con un el hielo marroquí, porque ignora de donde viene el agua… pero terminó “recibiendo” un disparo, ignorando de donde venía la bala. Vana, sobremanera, es toda humana previsión


domingo, 11 de febrero de 2007

Caida en combate

La muerte,
tambien puede ser digna

sábado, 10 de febrero de 2007

Las de mi mamá…



- ¡Es que mi Dios si es muy grande!, o si no vea a Fidel Castro, ¿O va a decir que no es un verdadero milagro que esté vivo?...

- ¿No que Fidel era ateo?...

Yo me quedo estupefacto pensando en los misteriosos designios del Dios de mamá…

Invitación:

A mis amigos que tozudamente insisten en regresar aquí, pese a la evidencia de lo ya visto o leído, en especial a los que viven en Medellín o sus alrededores - cuando uno está aquí todo lo demás está alrededor - no se vayan a perder “Silvia Plath es: La Chica que quería ser Dios”, puesta en escena por MATACANDELAS y ojala les conmueva la mitad de lo que a mi.

Que la publicidad también tiene su lado claro; como dicen las “Instrucciones de Uso”, que uso al pie de la letra: “El teatro es un ejercicio modesto, un ritual, una reunión mágica donde un grupo de personas nos encontramos para estremecernos a través del arte… invite a sus amigos y familiares. El arte es el único consumo que cualifica.”

Yo cumplo con invitar, soy incapaz de contar algo digno de la obra, pero si quieren esa información les recomiendo:

LA CHICA QUE QUISO SER DIOS Y LO LOGRÓ

ELLA QUISO SER DIOS

ACTA DE LOS PREMIOS VILLANUEVA
A LOS MEJORES ESPECTÁCULOS DEL AÑO 2004

LADY LAZARUS

viernes, 9 de febrero de 2007

Versiones de justicia...









Final


Reincido en mi vicio de usar canciones que dicen, mejor que yo, lo que quiero decir:

FINAL – Danza

Letra: Octavio Gamboa

Música: Gustavo Adolfo Renjifo

De vida y muerte amor

Todos estamos hechos

Así como la música

De sonido y silencio

De mentira y verdad

Así como los sueños

De lágrima y sonrisa

De lágrima y sonrisa

En lenguaje alterno

De luz y sombra somos

Nos vamos repitiendo

Somos días y noches

Efímeros y eternos

Y como el agua somos

De la tierra y el cielo

Y como el aire amor

Y como el aire amor

Unidos y dispersos

Una imagen puede valer más que mil palabras, pero las palabras están referidas en el siguiente sitio: DEFENZOORES

jueves, 8 de febrero de 2007

Cosecha Amarga



¿De donde nace la maldad? Esta película me hizo pensar en un lugar: El corazón humano; no me refiero al punto fisiológico, es que no encuentro otro recurso para expresarlo.

No son necesariamente las circunstancias las que crean monstruos o héroes, en lo cotidiano, en medio de carencias y abundancias florece la virtud y el vicio, el irresistible placer del mal, la perversidad escondida bajo los ropajes de la “caridad” o la magnanimidad de bandidos que harían sonrojas a los señores.

Buena película, de esas que te hacen pensar y poner lo bueno en perspectiva.